Fin de año… momento de ir rescatando aprendizajes

reflexion

Vamos a detenernos por un momento, busquemos un lugar físico o mental que nos ayude a desconectarnos y respiremos profundo. Ahora sí, podemos abrirnos a pensar sobre lo ya vivido y lo que vendrá. Se acerca fin de año, momento propicio para reflexionar, sentir, reconocer y valorar el trabajo propio y el de los demás, sentirnos orgullosos de todo lo que aprendimos y celebrar la vida !!!

A continuación, les plantearé algunos ejercicios simples que pueden ayudarles en esta reflexión:

1) “Integrando experiencias”: Esta actividad ayuda a integrar las distintas experiencias que se han tenido en el año, fomenta la humildad para reconocer las propias dificultades y desarrolla el orgullo y la alegría por nuestros  propios logros o avances.

Dividimos una hoja con una línea horizontal al medio, en la cual vamos colocando en secuencia los meses del año. Luego, vamos pensando en cada una de las situaciones importantes que vivimos este año, escribiendo en el mes que corresponda, todo lo que consideremos positivo arriba y todo lo que haya resultado ser más difícil abajo (como un listado)

Una vez terminado este recuento de vivencias, es importante mirar todo el camino recorrido en el año, releer lo escrito en esta línea de tiempo, valorar y agradecer los avances y logros, junto a los desafíos y temas que aún debemos seguir esforzándonos por mejorar. Es importante no generalizar y englobar todo lo que ha sido el año basándonos en una sola experiencia que fue significativa, es importante tomar conciencia e integrar experiencias, ver los matices y no calificar que el año “fue horrible” porque nuestra salud estuvo frágil, por ejemplo, sino que darnos la oportunidad de valorar y restacar todo lo bueno que nos trajo y las oportunidades de aprendizaje que nos ofreció también.

Este mismo ejercicio podemos continuarlo y escribir en una hoja de enero a diciembre los desafíos que nos hemos propuesto, los logros positivos que queremos buscar y las dificultades que preveemos pueden pasar, para así estar atento con las herramientas necesarias para enfrentar esas situaciones o prevenirlas incluso.

2) ¿Cómo fui este año?: Esta actividad es un aporte al conocimiento personal y enriquece la identidad. Consiste en dibujarnos a nosotros mismos en una hoja y luego escribir alrededor de nuestra figura todas las características positivas y negativas que demostramos tener este año, por ejemplo: responsabilidad, preocupación por otros, liderazgo, valentía, fortaleza, independencia, avaricia, vanidad, etc. Una vez que se escriba todo lo reflexionado, se debe pedir la opinión a otros cercanos (familia, pareja, amgos de confianza, etc.) respecto a cómo lo han visto en el año, para así cotejar si coinciden nuestras percepciones a las de otros, complementar con nuevos aspectos o reafirmar la imagen que tenemos de nosotros mismos. Lo importante es tomar conciencia de quién fui y reflexionar sobre quién quiero ser, para ir dirigiéndonos en esa dirección.

3) “La mejor versión de mi mismo”: Escribe en 1 a 2 planas cuál es la mejor versión que imaginas de tí, una en la cual te sientas feliz, realizado, pero que sea realista y alcanzable. Por ejemplo, “Mi mejor versión se daría el tiempo para ver a amigas al menos una vez por semana, haría deporte 2 veces por semana, se iría en bicicleta al trabajo, desayunaría con su pareja todos los días para compartir un poco en las mañanas, visitaría a sus padres al menos 2 veces al mes, no fumaría, haría trecking o alguna actividad en contacto con la naturaleza al menos una vez al mes, interrumpiría menos a los demás, sería más generosa,……. etc…). Cuando tengas claro cuál sería tu mejor versión, elige por cuáles actividades o habilidades quieres empezar y genera un plan concreto para desarrollarlas el siguiente año, con plazos, estrategias concretas y la posibilidad de evaluar cómo te ha ido en conseguirlo, pues si no estás logrando los cambios puedes requerir nuevas estrategias, coaching, terapia, o algo que te ayude en “no hacer más de lo mismo” para así no obtener los mismos resultados de siempre.

Si te pones un objetivo como “quiero bajar de peso”, tienes menos probabilidad de lograrlo que si generas junto a tu objetivo un plan de acción concreto, medible, estratégico, por ejemplo, “voy a bajar 4 kilos en 2 meses, lo haré sacando el azúcar, pan y bebidas gaseosas, además de correr 3 veces por semana 45 minutos. Si esto no resulta luego de 2 meses, pediré hora a nutrióloga que me ayude con un plan nutricional y me inscribiré en un gimnasio con clases guiadas”. Como vemos, lo esencial es desarrollar el cómo voy a lograr lo que me propongo.

4) “Lo que quiero dejar en el año que termina”: Este ejercicio invita a dejar atrás los comportamientos poco deseables, a esforzarnos por superar nuestras dificultades, plantearnos desafíos y seguir creciendo.

Pensaremos un momento en cuáles son las actitudes o sentimientos que queremos dejar en este año que termina para que no nos sigan al siguiente año, por ejemplo: “quiero dejar atrás las peleas con mi pareja”, “quiero dejar mi sobre exigencia”, etc. Así, se escribirán al menos 5 temas en papeles separados, los cuales luego de reflexionar, pensando en cómo mejorarlos en el año siguiente, tomando conciencia de su importancia, se arrugarán con fuerza, se romperán en muchos pedacitos y se lanzarán a la basura para que “se vayan”, soltando simbólicamente parte de su peso.

5) “Errores valiosos”: el trabajo consiste en apreciar cada experiencia vivida en el año, rescatando de ella aprendizajes. Así, se realizará una lista de las peores situaciones del año, las más difíciles, y luego en la columna de al lado se escribirán los aprendizajes. Algunas preguntas que pueden guiar la reflexión para rescatar lo positivo, pueden ser: ¿se podría haber prevenido? ¿qué habrías hecho distinto? ¿qué evitó que la situación fuese aún peor? ¿hubo algo de lo que falló que dependiera de tí o fue resultado de algo que no podías controlar? ¿qué habilidades y fortalezas desplegaste para enfrentar esta dificultad? ¿si le contaras tu forma de enfrentar la situación a un buen amigo, qué crees que opinaría? ¿qué habilidades te faltan por seguir trabajando a nivel personal?

Por otra parte, es clave trabajar el perdonarse, no ser tan duro y crítico consigo mismo, usar la compasión y la aceptación de uno mismo con la humildad para reconocer que a veces, aunque queramos hacer las cosas distinto, no podemos pues nos hacen falta las habilidades para ello. Lo importante es reconocer estos errores, asumir los desafíos para seguir creciendo y proponerse un cambio positivo que nos motive a ser mejores de manera realista.

6) “Declaración de sueños”: Esta última actividad fomenta nuestra capacidad de soñar, planificar, pensar en el futuro, plantearnos objetivos y desafíos, sintiendo que todo el esfuerzo tiene un sentido.

Se escribirá una carta exponiendo una lista de deseos y sueños que queremos cumplir para el año que comienza. Puede que algunos de ellos sean ideales los cuales sean difíciles de lograr en un año, por lo que el objetivo será acercarnos cada vez más a alcanzarlos, manteniéndonos en el camino, orientados a ellos y perseverando. Para esta carta existen dos opciones, según se prefiera: guardarla con nosotros (en la billetera, por ejemplo) para leerla de vez en cuando y tener presentes nuestros desafíos propuestos o, si queremos sorprendernos, podemos guardarla junto a los adornos navideños, así el próximo año al sacarlos la encontraremos y podremos cotejar si cumplimos o no estos deseos.

7) Reconocimientos: Un ejercicio que beneficia nuestras relaciones con otros y con nosotros mismos es entregarles mediante cartas, diplomas o en conversación explícita (ideal frente a más personas) un reconocimiento a cada persona significativa que nos rodea, expresándole nuestras felicitaciones por lo logrado en este año, los avances que hemos visto y el aprecio y gratitud que sentimos por el aporte que hacen a nuestra vida. Asimismo, nuestra autoestima se beneficia si desarrollamos la capacidad de sentirnos orgullosos de nosotros mismos y reconocernos internamente los logros y avances que hemos tenido en el año, podemos conversarlos con alguien de confianza o escribirlos, motivándonos en ese camino a seguir creciendo.

 

De todos modos, es importante reconocer que aunque no todos los sueños o deseos planteados se cumplan a fin de año, lo importante es soñar, ser flexible, no olvidar lo que es importante para nosotros y perseguirlo el año siguiente si no tuvimos éxito en éste, quizás un cambio de estrategia nos ayude.

Siempre habrán “bendiciones extras” que llegarán a nuestras vidas sin que las hayamos deseado o imaginado siquiera, trayéndonos mucha felicidad, lo importante es disfrutar el camino tanto o más que la meta en sí.

Espero que estas actividades los hayan motivado a detenerse un momento, sentirse, pensarse y proyectarse, aprendiendo cada día más sobre si mismos, valorando lo vivido para seguir creciendo este nuevo año que la vida nos regala !!!

¡¡ A celebrar !!

usanateFin de año… momento de ir rescatando aprendizajes

Comentarios 2

  1. Katherine Aravena Zamora

    Mónica te escuché ayer en la tarde mientras me dirigía a mi hogar en un espacio en la radio romántica y me encantó escuchar los consejos que diste, tu voz es muy dulce y suenas encantadora, solo alcancé a grabar en mi mente el dato del seminario para el 8 de enero y así llegué a tu página y te ves tan dulce como suenas, no podrías ser otra… Te felicito por este bello trabajo que realizas, la generosidad de compartir tus conocimientos y experiencias… me reflejé mucho en ti pues desde este año que está terminando he decidido centrar mi vida en buscar un equilibrio que me permita disfrutar más de lo que tengo y dejar la queja de lado, ser feliz es mi opción y definitivamente quiero tomarla… Gracias nuevamente por haber llegado a mi vida en un momento de análisis tan personal y sentir que definitivamente ese es el camino. Cariños y que pases un bello fin de año y que el 2015 sea mucho mejor para ti.

    1. Monica Lopez

      Gracias por tus palabras Katherine, me alegra te haya hecho sentido ! Hoy estaré de nuevo en radio romántica a las 18.30 para hablar sobre cómo podemos tomarnos vacaciones más provechosas y gestionar mejor nuestros tiempos. Te cuento además que el 20 de Marzo se vienen muchísimas actividades gratuitas para celebrar el día de la felicidad, desde coaching con caballos, a charlas, meditación, entre otras. En el Facebook de http://www.sanarte.cl y en el de Instituto del BienEstar (IBE) las estaré publicando por si quieres asistir !!! Y te dejo el dato de http://www.encuentrofelicidad.cl Seguro en alguna de esas instancias nos podemos ver y seguir trabajando por la felicidad personal y colectiva. Un abrazo grande grande… Mónica

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *