Mascotas… una relación de crecimiento.

cachorros

Todo los seres humanos tenemos la capacidad de desarrollar un vinculo de apego con otro ser, de hecho este comportamiento nos ayuda en la sobrevivencia. Un perrito pequeño, por ejemplo, que es acogido por una familia, dependerá de ellos para alimentarse, resguardarse del frío y satisfacer sus necesidades.

Así, va generándose también una conexión emocional, una relación afectiva, pues este cachorrito querrá mantenerse cerca de sus cuidadores y en la interacción con ellos podrá entregar y recibir mucho cariño.

Es distinto el lazo según el fin que tenemos al adquirir un animal. Cuando sólo hay un fin práctico, utilitario, no hay un lazo afectivo profundo, por ejemplo cuando se busca entrenar a un perro para proteger una propiedad, fomentando en él rasgos agresivos, se hace más difícil e incluso riesgoso establecer una relación de cariño. Distinto es cuando regalamos una mascota a nuestros hijos, la hacemos parte de la familia y compartimos afectos.

Una mascota puede ser una oportunidad de aprendizaje también, sobre habilidades como la responsabilidad, la empatía, el cuidado y respeto a los otros. Pudiendo además ser una fuente de compañía y alegría, que incluso dan un sentido más a la vida, por ejemplo en los casos de personas de tercera edad, con alguna discapacidad, entre otras.

Debido a este lazo de cariño es natural que las personas quieran ofrecerle a sus mascotas distintas oportunidades, hoy en día Chile ofrece paseadores de perros, spa, hoteles e incluso cementerios, donde las personas pueden enterrar a sus mascotas con dignidad, honrando así todo lo vivido con ellas. Por otra parte, los rituales de despedida ayudan a elaborar el duelo por la pérdida de un ser querido.

Muchos se cuestionan si todos estos servicios no son una forma de humanizar a los animales, pero pienso que al momento en que adoptamos un animalito, este pasa a vivir entre humanos, se hace especial para nosotros en la medida en que compartimos con ellos y vamos generando un lazo. El entierro, por ejemplo, es una conducta principalmente humana, pero al hacerlo hacia un animal es una demostración de la importancia que tuvo en nuestras vidas, es un gesto lleno de significado. Creo que mientras exista respeto y cuidado hacia ellos, los distintos servicios pueden ser un aporte.

Aún queda por avanzar respecto a la tenencia responsable de animales, el respeto y no maltrato. Existen muchos perros callejeros en nuestro país, bastante abandono y eso es doloroso de ver como país. Creo que se debe tomar mayor conciencia respecto al tema. Los nuevos servicios también deben avanzar en esa línea, por ejemplo si consideramos que una parte de los abandonos son porque el animalito es muy inquieto, agresivo (a veces producto de la ansiedad que le produce quedarse solo) o destructivo, podemos explicarnos por qué el programa televisivo “el encantador de perros” ha tenido tanto éxito y entender con ello que un servicio de orientación y adiestramiento puede ser bien valorado.

Como sea, una mascota siempre puede ser una oportunidad que nos entregue una experiencia valiosa de crecimiento, así que si tienes un espacio en tu vida para cuidar adecuadamente un animalito y entregarle cariño, porqué no adoptar uno?

usanateMascotas… una relación de crecimiento.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *