Regreso a clases post vacaciones

89-3-la-escuela-infantil-la-escuela-y-los-ninos

Prepararse física y emocionalmente antes de volver a clases puede ayudar a tus hijos a adaptarse con mayor facilidad las primeras semanas de regreso y mantener una mejor disposición ante este cambio. Por este motivo, a continuación te entregamos algunas recomendaciones que pueden apoyar este proceso y el mantenimiento de la motivación durante todo el año escolar:

- Hábitos de sueño: Si bien es natural que los horarios se relajen en vacaciones, es clave al menos con una semana de anticipación ajustarlos lo más similar posible a lo que serán después. Puedes empezar por los horarios de acostarse y luego ir retomando los últimos días el hábito de levantarse más temprano en la mañana. Durante el año también recuerda mantener buenos hábitos a la hora de dormir: no comer ni realizar ejercicio físico justo antes de la hora de acostarse, idealmente no tener televisión ni computadores en el dormitorio de los niños o al menos regular sus horarios para que no interfieran en el sueño. Es importante que se apague la luz o al menos se disminuya la intensidad de forma notoria para que nuestro cuerpo y reloj biológico se adapte mejor a los ciclos de día y noche.

Es de considerar también, que si tu hijo/a presenta problemas para dormir (pesadillas, despertares nocturnos frecuentes, se cambia a tu cama, etc) puede afectarse su rendimiento escolar y su desarrollo en general, ya que durante el sueño profundo es que se anclan en la memoria los aprendizajes, se libera la hormona del crecimiento, entre otros procesos que pueden alterarse si de forma continua no se logra una buena calidad del sueño, por ende, es clave revisar la situación y consultar con un psicólogo en caso de mantenerse el problema.

 

Reglas, desafíos y premios: Si bien en vacaciones hay nuevas situaciones y mayor flexibilidad, es clave mantener algunas reglas básicas dentro de la rutina que tienen que ver con valores o hábitos que decidimos inculcar a nuestro hijo como familia. Dentro de ellos está por ejemplo mantener el orden y limpieza dentro de sus espacios y ayudar a mantener los espacios comunes, bañarse regularmente y lavarse los dientes después de cada comida, mantener el buen trato y una buena convivencia, compartir la mayor cantidad de veces posibles el comer en la mesa y generar espacios de conversación. En este sentido, los límites que se establecen durante el año no debiesen variar demasiado en vacaciones.

Por otra parte, plantearse desafíos para aprender o mejorar en algún área puede ser una oportunidad para el desarrollo de tu hijo y de toda la familia quien puede apoyar esta iniciativa y luego celebrar y premiar los logros o avances alcanzados con alguna actividad en familia donde todos disfruten, por ejemplo. Antes de entrar a clases, es un momento ideal también para conversar cuáles son las áreas a seguir trabajando y los desafíos que se vienen y construir un plan de trabajo que pueda ayudar a lograr lo propuesto.

 

- Hábitos de estudio y lectura: Es ideal que antes de entrar a clases los niños y adolescentes puedan tener un tiempo destinado a escribir y tener claridad sobre el horario y las materias que vienen este año escolar, ordenar sus cuadernos, materiales, mochilas, y prepararse para esta etapa. Es clave que los niños tengan un espacio físico dentro de la casa destinado al estudio o lectura, el cual pueda estar libre de ruido o mayores distracciones.

Además, debemos tomar en cuenta que desarrollar e incentivar el hábito de la lectura y el estudio es una tarea a realizar durante todo el año (incluyendo las vacaciones), por ello, incluir dentro de la rutina diaria un tiempo para la lectura de libros que sean de su interés puede ser de gran ayuda. Conversen sobre cómo incluir ésto dentro del horario, cuántas horas se les destinarán y cómo ir viéndolo como una oportunidad de crecimiento más que un “castigo” o una tarea más que deben hacer sin que lo deseen realmente, estas conversaciones puede ser de ayuda con los más grandes. Asimismo, leerle un cuento o capítulos de libros a los más pequeños antes de dormir puede servir para que adquieran la costumbre gradualmente y disfruten de lo que significa la lectura.

 

Prepararse para empezar algo nuevo: una de las actividades que puede ayudar a disminuir la ansiedad de entrar al jardín infantil o al colegio, o incluso ante la situación de cambiarse de un colegio a otro nuevo, es “predecir” distintos escenarios posibles que pueden darse y revisar si estamos preparados para ello, entregándo herramientas y sumando posibilidades para que el desempeño ante distintas circunstancias sea mejor. Por ejemplo, es clave que los niños puedan conocer el lugar donde entrarán a estudiar con anticipación, al menos su fachada, con los pequeños puedes dibujarles en una hoja grande un mapa de su sala, el patio, los baños y los distintos lugares claves del colegio, sobre ese mapa puedes jugar con distintos monitos que representen la profesora, los alumnos y sus padres y puedas mostrarle lo que hará en ese lugar, lo que espera la profesora (que puedan estar sentados haciendo tareas que ella les dará o escuchando con atención, que participen, hagan preguntas, compartan con otros niños, etc…), e incluso pueden “ensayar” distintos eventos posibles como ¿qué pasa si me caigo o me siento mal? ¿qué hago si un niño me empuja o me quita algo? ¿cómo puedo integrarme mejor con mis nuevos compañeros?¿qué pasa si me echan de la sala de clases? Entre muchas otras preguntas que pueden ir respondiendo de forma lúdica.

Por otra parte, es fundamental dar el espacio para que el niño exprese sus propias inquietudes, hablar de las cosas positivas que posiblemente le gustarán y cuáles son las cosas que posiblemente le resulten un poco más difíciles, entregándole confianza en que en este lugar podrá desarrollar aprendizajes nuevos y que ustedes como padres y los profesores estarán para apoyarlos en esta etapa.

 

Por último, es de recordar que somos modelos de referencia para nuestros hijos, por ende, si expresamos agobio por el ingreso a clases, desmotivación y cansancio “anticipado” ante la idea, posiblemente contagies esas emociones a tus hijos… busquen como familia motivarse con la experiencia para que la actitud de comenzar este nuevo año sea positiva y se viva de forma más agradable para todos.

Suerte y mucho ánimo en lo que se viene !!!

Mónica López H.

Monica LopezRegreso a clases post vacaciones

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *